4 de agosto de 2016 17:40

Las acciones también sienten la contracción

Supermercados, hoteles y otras de servicios cotizan en Bolsa. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Supermercados, hoteles y otras de servicios cotizan en Bolsa. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 35
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Sebastián Angulo
pangulo@elcomercio.com (I)

El precio de las acciones también es un termómetro de lo que sucede en una economía. En el mercado bursátil local, durante el último año, estos activos han visto mermado su valor debido al bajón económico que atraviesa el país.

Una menor liquidez en el mercado, según las casas de valores, ha ocasionado una reducción en la demanda de este tipo de papeles, lo que provocó una caída en sus precios del 5% entre el primer semestre del año pasado e igual lapso de este año. Según datos de la Bolsa de Valores de Quito (BVQ), entre enero y junio del 2015, las acciones movieron USD 39,2 millones y en el mismo período de este año la cantidad llegó a USD 57,09 millones. Esta última cifra contempla la transacción “especial” por la venta del Hotel Quito que asciende a USD 30,8 millones.

Es decir, sin esa transacción la cantidad negociada llegó a USD 26,2 millones en este año, un 33,1% menos.

Paul McEvoy, gerente general de la BVQ, sostiene que la falta de demanda de estos papeles hizo que los precios se contraigan durante este año. La causa, dice McEvoy, es la falta de liquidez por la situación actual, debido a la caída del precio del petróleo y al endurecimiento del dólar.


En la Bolsa de Valores están registradas 35 empresas del sector industrial y 26 negociaron sus acciones entre enero y junio pasados. Durante ese período, el precio de los títulos de tres de ellas, vinculadas con la agroindustria y el cemento, cayeron entre un 10 y 22% comparado con el primer semestre del año pasado.

En el sector bancario, donde cinco entidades transaron sus acciones en bolsa, dos registraron un aumento en los precios de entre el 12 y 18% y tres mostraron una caída que osciló entre 2 y 30%. Eso obedeció a varios factores, según explicaron directivos del sector. Entre ellas, las limitaciones legales para los accionistas y directores, quienes tienen la obligación de responder con su propio patrimonio a posibles obligaciones.

Además, la alta carga tributaria a la que se somete a los bancos, con anticipos superiores a los impuestos reales, que afectan a su rentabilidad.

El presidente de la Asociación del Bancos del Ecuador, Julio José Prado, añadió que regulaciones como el Código Monetario y Financiero y otras para direccionar los recursos de la banca en el mercado nacional, han ocasionado una restricción de créditos y menores márgenes de utilidad para las instituciones.
La rentabilidad de la banca privada del país se redujo del 10% al 6% entre junio del 2015 e igual mes de este año, según la Superintendencia de Bancos.

Manfred Hohenleitner, gerente general de Accival, casa de valores, sostiene que la caída de las ganancias está directamente relacionada con el menor precio de las acciones de las empresas, sean industriales o de servicios. “Las acciones tienden a ajustar su valor en función de lo que han repartido de dividendos en efectivo (ganancias que obtienen los accionistas por las utilidades)”.

Pero la caída del precio de estos valores no significa que las empresas atraviesen una situación alarmante. De hecho, en la mayoría de casos, sus resultados se mantienen sólidos, dice el gerente de Accival.


“No es que las empresas vayan a quebrar”, asegura Vicente Albornoz, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de las Américas (UDLA). La caída significa que esas firmas registran menos ventas desde hace 15 meses por el contexto económico.

Para Jorge Vélez, gerente de la casa de valores Picaval, la caída en el precio de las acciones también obedece a normativas que se vienen implementando desde hace algún tiempo, como el impuesto a la venta de acciones que se incorporó en la Ley de incentivos a la producción y prevención del fraude fiscal, aprobada en el 2014.

“Las empresas valen menos. Si los accionistas quisieran desinvertir han perdido patrimonio, pero eso no implica que las empresas estén en una situación precaria”, Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito.

Pero no se trata de una caída generalizada. La otra cara de la moneda son las empresas madereras, cuyas acciones se han revalorizado hasta junio de este año. Hohenleitner asegura que esto obedece a un hecho estacional debido a la siembra de teca, que ofrece rentabilidad en unos 10 años. En el caso de Cervecería Nacional, cuyas acciones también subieron, la expectativa de la fusión con Ambev influyó en los precios: de USD 56 en junio del 2015 pasaron a 67 en junio pasado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)