10 de marzo de 2015 21:04

Conmoción por expresidenta de Cofiec fallecida

Los Bomberos acudieron al lugar del percance para rescatar a María Fernanda Luzuriaga, expresidenta ejecutiva de Cofiec. Fotos: Eduardo Terán / El Comercio.

Los Bomberos acudieron al lugar del percance para rescatar a María Fernanda Luzuriaga, expresidenta ejecutiva de Cofiec. Fotos: Eduardo Terán / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 102
Triste 55
Indiferente 1
Sorprendido 10
Contento 3
Redacción Seguridad y Quito

En la morgue hubo llantos y abrazos. Eran las 13:10 de ayer cuando se confirmó que la mujer fallecida en el accidente registrado en la av. Simón Bolívar era María Fernanda Luzuriaga, expresidenta del banco Cofiec.

Desde la mañana ya se hablaba de su muerte en ese siniestro, pero sus familiares lo corroboraron pasado el mediodía, mientras realizaban los trámites para retirar el cadáver.

“¡No puede ser!”, gritaba una pariente, mientras otra la consolaba y abrazaba. Los allegados de la víctima prefirieron no hablar sobre lo que había ocurrido la noche del lunes. “En otro momento lo haremos”, señaló una familiar.

Luzuriaga denunció el crédito de USD 800 000 que Cofiec entregó a Gastón Duzac. Ella fue destituida el 25 de septiembre del 2012, luego de una demanda que firmara por el supuesto incumplimiento en el pago del préstamo. En estos días, nueve personas son juzgadas en el Tribunal Penal de la Corte Nacional. Luzuriaga no fue incluida en este proceso.

Accidente simón Bolivar

El siniestro en el que perdió la vida se produjo 500 metros al norte del puente de Guápulo, en el oriente de Quito. Los agentes que atendieron la emergencia explicaron que posiblemente el Chevrolet Spark GT  de Luzuriaga perdió pista cuando se dirigía de norte a sur.

Luego, el auto se incrustó debajo de un poste de alumbrado eléctrico, entre la cuneta y la peña. La mujer, de 40 años, quedó atrapada en la cabina del auto que quedó destrozada.

Cuando arribaron los socorristas, ella todavía tenía signos vitales. “Llegamos a las 22:15, pero la persona ya se encontraba en agonía. Uniformados del Cuerpo de Bomberos colaboraron, pero fueron inútiles los intentos por salvar a la mujer”, precisó el agente Édison Morillo, integrante del equipo de emergencias que llegó hasta la zona del percance.

Decenas de curiosos se acercaron a la escena del accidente, comentaban lo que había pasado y decían que el sitio en donde se impactó el vehículo es una curva peligrosa, que posiblemente la conductora perdió el control del vehículo. Les llamó la atención que no había signos de frenado en la vía.

Sobre la calzada quedaron restos de vidrios y pedazos de plástico del automotor.

infografía accidentes

Ayer, el esposo de la fallecida viajó desde Perú hasta Quito para enterarse de lo que había ocurrido. Le costaba mantenerse de pie. Un primo lo acompañaba en los momentos que hacía los trámites para retirar el cadáver de la víctima.

Casi no podía hablar. Su familiar se acercaba a la ventanilla de Medicina Legal para ayudarle con los trámites y daba los nombres de la fallecida para identificarla. Eran las 12:00.

Una funcionaria tomaba los datos. Luego salió de la oficina con un documento en la mano. “Sí. Aquí está. Ingresó ayer”, les dijo. El llanto se volvió incontenible en él. La empleada de la morgue les dio el pésame y explicó que debían acercarse a la Fiscalía de Tránsito y sacar la orden de autopsia.

Para retirar el cadáver debían presentar la copia de la cédula de la fallecida. El esposo respiró hondo y dijo: “Quiero verla”. Él es peruano y vivía con Luzuriaga en Quito desde hace tres años.

Tenía negocios en su país, por lo que desde hace una semana se encontraba en esa nación.

A las 02:00 de ayer recibió una llamada telefónica y le informaron sobre lo que había pasado con su mujer.
Tras reconocerla, el esposo de la víctima salió de la sala de autopsias. Se sentó sobre el pavimento y se tomó el rostro. No entendía lo que había pasado...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (2)