28 de junio de 2016 18:29

Un hombre murió y otro quedó herido tras recibir descarga eléctrica en Toctiuco, en el centro de Quito

Según testigos, los hombres estaban en la azotea soldando un techo de metal cuando se escuchó un grito y las chispas saltaron. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Según testigos, los hombres estaban en la azotea soldando un techo de metal cuando se escuchó un grito y las chispas saltaron. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 28
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Fernando Medina

El accidente se registró a las 12:30 de este martes 28 de junio del 2016. Tres hombres que se encontraban en la terraza de una casa de tres pisos recibieron una descarga eléctrica. El hecho sucedió en Toctiuco Alto, un barrio del centro occidente de Quito.

Vecinos del sector contaron que los hombres estaban en la azotea soldando un techo de metal cuando se escuchó un grito y las chispas saltaron. Minutos después se conoció que uno de los trabajadores falleció al instante, mientras que uno de sus compañeros tuvo quemaduras en sus pies.

De inmediato se escuchó en el sector el sonido de ambulancias y patrulleros que asistieron a la emergencia. El vehículo de Medicina Legal también llegó al lugar para retirar el cadáver de Fernando A., un hombre que tenía 33 años.

En tanto, el herido fue identificado como Edison T. Él fue trasladado al Hospital Eugenio Espejo. En esa casa de salud confirmaron que se encuentra estable y que recobró el conocimiento. La tercera persona que recibió la descarga no presentó quemadura alguna. Sin embargo, los paramédicos que llegaron al lugar lo evaluaron y descartaron cualquier anomalía.

Agentes del sector, que también estuvieron en el domicilio y colaboraron con los cuerpos de emergencia señalaron que, probablemente, los tres hombres intentaron conectar la soldadora directamente con el poste de luz que estaba a menos de un metro de la vivienda. En ese instante se produjo la descarga. De allí, que el propietario del inmueble señaló que prefirieron arriesgar la vida y no usar un tomacorriente.

Los moradores de la vivienda también lamentaron el fallecimiento del obrero, pues decían que deja en la orfandad cinco hijos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (5)