30 de November de 2014 23:24

Los accesorios definen el estilo del jinete costeño

Los sombreros de paja y de cuero de vaca, los pañolones de colores y las botas con espuelas son parte de la vestimenta tradicional del vaquero costeño. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Los sombreros de paja y de cuero de vaca, los pañolones de colores y las botas con espuelas son parte de la vestimenta tradicional del vaquero costeño. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Guayaquil (F-Contenido Intercultural)

Un teléfono inteligente de pantalla táctil completa el ‘look’ de Emilio Meza, un joven vaquero ataviado con un sombrero de paja, un jean raído y una camisa blanca, con hombreras bordadas.
Meza, de 22 años, se las ingenia para contestar el delgado aparato mientras con la otra mano sujeta las riendas de Dulce, un caballo moteado de crines alborotadas.

Esos detalles de la modernidad han cambiado poco la ‘facha’ de los jinetes costeños, caracterizada por prendas ligeras y frescas para soportar jornadas enteras bajo el sol.

Mientras se quita el sombrero para secarse el sudor, Junior León exhibe un corte de cabello al estilo ‘Ronaldo’. Su imagen desenfadada la completa con unas gafas de cristales polarizados. “Estas son de marca”, observa el joven de 25 años, montado sobre Ojito bello, un brioso corcel blanco.

El padre de Junior, Edy León, prefiere mantener una imagen más tradicional. Este ganadero de Daule (Guayas) lleva un pañolón blanco atado al cuello, que combina con una camisa del mismo color, con detalles de cuero de vaca. “El pañolón es para cubrir el cuello del sol, y generalmente se lo combina con el color de la vestimenta, para ocasiones especiales”, menciona el hacendado.

El sombrero de paja es preferido por sobre el de cuero cuando se trata de largas cabalgatas. Jorge Remache, quien comercializa indumentaria para los caballistas, dice que los sombreros de paja son demandados por su frescura. “Otras prendas, como las chamarras, las polainas y las botas con espuelas se venden bien, aunque entre los jinetes de más edad”.

Lo caballistas aprovechan las fiestas u otras actividades especiales para exhibir sus mejores galas. Lo hicieron el pasado sábado 29 de noviembre, durante la Cabalgata de la Integración Montubia organizada por la Prefectura del Guayas, por tercer año consecutivo.

Unos 5 500 jinetes participaron en una cabalgata de 14 kilómetros que unió Guayaquil con el cantón Durán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)