5 de noviembre de 2015 19:08

Abuelas de Plaza de Mayo encuentran al nieto 118 apropiado en dictadura

La presidenta de la entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto ( izq. ) aplaude junto a Delia Giovanola (c). Foto: AFP

La presidenta de la entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto ( izq. ) aplaude junto a Delia Giovanola (c). Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 18
Agencia AFP

La entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo anunció el jueves (5 de noviembre de 2015) la restitución de la identidad del nieto 118, en su campaña por recuperar a hijos apropiados de matrimonios desaparecidos por la represión en la última dictadura argentina (1976-83) .

“Hola abuela, soy tu nieto”, dijo haber escuchado con emoción este jueves Delia Giovanola, en una llamada telefónica desde un país que no reveló, donde reside el recién hallado Martín Ogando Montesano. Hacía 39 años que lo buscaba.

Con la voz algo quebrada mientras evitaba llorar, Giovanola, una de las doce fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, lo anunció en rueda de prensa junto a la presidenta de la organización, Estela de Carlotto.

El nieto encontrado aceptó hace unos meses realizarse en el consulado argentino del país donde vive el examen de sangre que permitió “comprobar su identidad en un 99,99%”, dijo Carlotto.

Martín es hijo de Jorge Oscar Ogando y de Stella Maris Montesano, ambos militantes de izquierda secuestrados por un comando de militares en 1976.

Stella Maris, embarazada de ocho meses en el momento de su arresto, estuvo confinada en el centro clandestino Pozo de Banfield, al sur de Buenos Aires, donde nació su bebé. Nunca se supo el destino que corrieron ella y su marido.

La recuperación de la nieta 117 había sido anunciada el 31 de agosto pasado, pero hubo que esperar al 16 de octubre para conocer a Claudia, una mujer de 37 años presentada en una rueda de prensa junto con sus abuelos biológicos en la ciudad de Mendoza, 1 000 Km al oeste de Buenos Aires.

La mayoría de los 118 nietos recuperados nació cuando sus madres estaba en cautiverio en uno de los más de 500 centros clandestinos de tortura y exterminio instalados en todo el territorio. Abuelas de Plaza de Mayo calculan que unos 500 bebés fueron robados de los brazos de sus madres.

Un fuerte impacto político y emocional se registró en agosto de 2014, cuando la presidenta de Abuelas encontró a su nieto, Ignacio Guido Montoya Carlotto.

Durante la dictadura cívico-militar decenas de miles de activistas políticos, sindicalistas, profesionales, estudiantes y hasta empresarios, fueron secuestrados, torturados, desaparecidos o amenazados de muerte, empujados al exilio forzoso.

Maternidades clandestinas funcionaron en institutos militares y cuarteles. La mayoría de los hijos de desaparecidos secuestrados era entregada a familias vinculadas al régimen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)