6 de February de 2015 20:07

Abdalá II de Jordania, un rey decidido a aplastar al Estado Islámico

Abdalá II de Jordania. Foto: AFP.

Abdalá II de Jordania. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 46
Agencia AFP

El rey Abdalá II de Jordania, al optar por una mayor implicación en la guerra contra los yihadistas que ejecutaron a uno de sus pilotos, se enfrenta al desafío más difícil desde su coronación hace unos 16 años.

El soberano, que acaba de festejar sus 53 años, prometió una respuesta “severa” y ya mostró una firmeza inédita, después de que el grupo Estado Islámico (EI) difundiera un vídeo con la ejecución del piloto jordano Maaz al Kasasbeh, quien fue quemado vivo en una jaula.

Esta espantosa ejecución, que conmocionó al reino, pone al soberano de ojos azules ante las decisiones más difíciles de su reinado y en un contexto de crisis crecientes en la región.

Abdalá II, un militar de carrera, sabe mostrarse “muy realista frente a las crisis”, estima el analista Mohamed Abu Reman, del Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Jordania.

Las primeras represalias por la muerte del piloto no se hicieron esperar.

La yihadista iraquí Sajida al Rishawi, condenada a muerte por participar en atentados perpetrados en 2005 en Ammán y cuya liberación exigía el grupo EI a cambio de la puesta en libertad de Kasasbeh, murió el miércoles ajusticiada en la horca, al igual que Ziad Karbuli, un combatiente iraquí de Al Qaida.

Decenas de aviones de combate jordanos se unieron un día después a esta represalia con el bombardeo de posiciones de los yihadistas en Siria y, por primera vez, en Irak en el marco de una operación bautizada “Martir Maaz”, nombre del piloto capturado en diciembre en Siria.

Un monarca agradable

“El rey ha tomado decisiones y ha actuado rápidamente. Esta respuesta era muy importante, ya que muestra claramente que la amenaza del EI es muy real e inaceptable”, según Robert Daneen, experto de Oriente Medio en el Consejo de Relaciones Internacionales de Washington.

Para el analista, “el rey tiene una visión clara de la amenaza que el EI representa para su reino y para la seguridad nacional”.

A la muerte de su padre, el rey Husein, en 1999, Abdalá II accede al trono de Jordania, país estratégico situado en el corazón de Oriente Medio.

Durante su reinado, el monarca intensificó las relaciones regionales e internacionales y convirtió al reino en uno de los principales aliados de Estados Unidos en la región.

Este agradable hombre de estatura mediana logró contener la revuelta popular que surgió en 2011 en el marco de la denominada Primavera Árabe.

“El régimen jordano no cuenta con una sangrienta historia ni con violencia interreligiosa y tampoco se ha enfrentado a graves crisis internas. Esto ha beneficiado al rey Abdalá, que ha sabido tratar con la calle y con los cambios en la región”, explica Abu Reman.

Ardua guerra

Formado en la academia militar británica de Sandhurst, Abdalá ejerció toda su carrera en el ejército, donde ha llegado a dirigir las fuerzas especiales, una unidad de élite antiterrorista con el rango de general de división desde 1993 hasta su designación como príncipe heredero el 25 de enero de 1999.

Pero la guerra contra el EI es ardua, advierte Nadim Shahada, director del centro Fares para los estudios de Oriente Medio, con base en Estados Unidos.

“El peligro que representa el EI para Jordania y Arabia Saudita no debe tomarse a la ligera”, estima.

Los dos países forman parte de la coalición internacional, dirigida por Estados Unidos, que lleva a cabo ataques aéreos contra los yihadistas en Irak y en Siria.

La lucha de Jordania contra el EI, en la que Abdalá II podrá contar con sus aliados, “necesita un equilibrio delicado y podría acarrear graves consecuencias”, advierte Shahada.

“El EI desafía [a Jordania y a Arabia Saudita] en su propio territorio”, donde las ideas de estos yihadistas tienen un eco importante, añade.

El soberano jordano se casó en 1993 con Rania al Yasin, una jordana de origen palestino. La pareja tiene cuatro hijos, los príncipes Husein y Hashem y las princesas Iman y Salma.

Abdalá, hijo mayor del difunto rey Husein, nació el 30 de enero de 1962 del segundo matrimonio del soberano con la británica Antoinette Gardiner, quien se convirtió en la princesa Muna.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)