14 de April de 2010 00:00

900 aspirantes buscan 252 cargos en la Función Judicial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Judicial

La última fase  para  nombrar a   252    funcionarios  de la  Función Judicial  (entre  jueces   adjuntos,  secretarios y personal de apoyo para   el país) se desarrolla entre   pugnas  al interior del   Consejo   de la Judicatura (CJ). 
    
Hasta el viernes,  900 aspirantes a ocupar estos cargos se someterán al denominado  proceso de inducción en Quito,  Cuenca, Ambato,  Guayaquil    y Manta.  En la capital, el proceso se realiza en  cuatro aulas de posgrado de Jurisprudencia de la U.     Central. 
 


Las necesidades
El presidente del CJ,    Benjamín Cevallos, dijo    que  en  tres tipos de juzgados  hay   más  líos.
Se refiere a los juzgados     civiles, de Tránsito y  de Niñez.

Oswaldo Domínguez,  vocal del CJ,   convocó a  este concurso   el pasado  7 de febrero.  Entonces,  el funcionario estaba   al frente del  Departamento de RR.HH.   Pero  el martes de la semana pasada,    Domínguez y el vocal  Ulpiano Salazar   fueron    trasladados   a la Unidad de  Modernización del CJ.
         
Eso molestó a  Domínguez, pues  señaló que de forma paralela a la   convocatoria, el presidente  del CJ, Benjamín Cevallos, nombró a  “por lo menos 300 personas, sin concursos ni conocimiento del pleno” de este  organismo. 
     
Cevallos  dijo que no ha actuado así, aunque  reconoció que sí ha firmado  contratos. “Se  han  hecho  las designaciones  que yo tengo facultad”, refirió. “Hay una vacante por  renuncia, destitución, ascenso y tengo que nombrar provisionalmente    a otras personas,  para que  no  se paralice la Función Judicial...   Pero lo hago escuchando a los directores provinciales”.
        
Según  Domínguez,   en total  existen  al menos   500 puestos por cubrir en el país. “Para que las cosas se  desarrollen legalmente, con  el doctor  Ulpiano Salazar nos  hemos convertido en   veedores”.
   
En ese sentido,  no descartan acudir al Consejo de  Participación Ciudadana, “para que    acelere  la reestructuración del  CJ”.   Cevallos, de su lado, dice que eso le tiene sin cuidado. “Tendré tiempo  para dedicarme a otras cosas”.
 
En las aulas de la Universidad Central, los aspirantes prefieren no comentar   este tema.  Mauricio Miranda, quien  concursa para juez de Trabajo en Quito, dice que la inducción  es un tema  técnico.  
   
Igual sostiene Fabián Jerez. Lleva  10 años como abogado y ahora aspira a ocupar un puesto en un juzgado de la Niñez. El viernes asistirá a  una  evaluación  final.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)