26 de November de 2009 00:00

41 sabores de pulpa de fruta se ofertan

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 3

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Desde hace algún tiempo las frutas dejaron de aparecer exclusivamente en su presentación natural. En los supermercados se ofertan  jugos, concentrados y también la pulpa de fruta.

Este último producto está ganando mercado en el país. Aparece en empaques congelados y tipo sachet, en la percha donde se ubican frutas y vegetales. El costo fluctúa entre USD 1 y 2 de acuerdo al tamaño de los empaques.



Tomar en cuenta
Las pulpas de fruta listas para servir deben mantenerse en refrigeración.    
Debe leer la parte posterior de los envases en los que se indica si contiene azúcar o no. Si no contiene ese ingrediente, deberá colocarlo a su gusto. 
Un envase de 450 gramos de pulpa de fruta rinde dos litros. De acuerdo al gusto se puede añadir un litro y medio de agua o leche.
El número de calorías fluctúa    entre 35 y 50. Los que tienen 250 gramos tienen 35 calorías, los de 450 tienen 50 calorías.  
Las pulpas de fruta congelada deben ser licuadas hasta que se disuelvan. En el caso de los empaques líquidos con abrefácil, no se requiere licuar.  
Pueden ser disueltos y mezclados con una cuchara hasta servir el jugo o batido. Las pulpas envasadas también son utilizadas en la preparación de yogur de frutas.También están en el sector exclusivo de los productos congelados donde la oferta es variada: papas fritas, caldo de bolas, pescado, camarones, entre otros.

La pulpa es sinónimo de una fruta en estado natural, sin semillas y sin cáscaras. Esa característica hace que en fundas de entre 300 y 500 gramos se promocione lo fácil de obtener en poco tiempo un jugo o batido de guanábana, piña, mora, taxo o coco. “100% fruta natural con abrefácil”, se lee en los empaques.

Al no contener semillas o cáscaras, el tiempo de preparación de una jarra de dos litros de jugo se reduce a dos o cinco minutos. En ese proceso el cedazo y la licuadora dejaron de ser indispensables. Por ejemplo, a 450 gramos de pulpa líquida se le puede añadir un litro y medio de agua o leche con azúcar al gusto. En el caso de la pulpa congelada esta debe ser licuada.

Una decena de marcas que se ofrece en el mercado se elabora en Ecuador. En su mayoría son empresas que exportan frutas naturales y que dentro de sus múltiples productos también comercializan la pulpa de fruta congelada o refrigerada, como el caso de la marca Jugo Fácil.

Ellos tienen 41 sabores de pulpa congelada y nueve de pulpa refrigerada. Supermaxi, una de las cadenas de supermercados, tiene su propia marca de pulpa.

Eso demuestra que la industria nacional se adapta a las nuevas costumbres de los consumidores, indicó Fabricio Pérez, gerente de Exofrut, cuya marca de pulpa es Frutella. “En la actualidad la preferencia del consumidor se orienta más al consumo de jugos que al de gaseosas”. En los últimos dos años, el 90% de la producción de pulpa de esa marca es para el  mercado local. 

Según las investigaciones  de IPSA, una consultora de mercados, los jugos están dentro de los cinco productos más comprados por los jóvenes ecuatorianos.

La venta de pulpa es más común en las ciudades grandes, sin embargo las compradoras del hogar aún prefieren la fruta natural por su valor nutritivo y los costos. “En mi casa estamos a dieta y me parece que esos tienen muchos conservantes y colorantes”, dijo María Grandes mientras recorría un supermercado.  Sandra Trejo, en cambio, desconocía  ese producto. 

A diferencia de ellas, Eddy Martínez no encuentra diferencias en el sabor de los jugos hechos a base de pulpa. “El sabor es el mismo, resulta bueno”. Por su práctica y fácil preparación, los concentrados de jugo están ganando su espacio en la alacena. Pero es el  valor nutricional el que queda en duda.

La nutricionista Lorena Calderón cree que es un mito que mientras más concentrada es la pulpa, la fruta mantiene los nutrientes de su estado natural. Esto debido a que la naranja, la guanábana o la mora pasan por un proceso de industrialización antes de llegar al  envase.   

Gloria Bajaña, gerenta del laboratorio Protal, de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), explica que la preparación del concentrado comienza con la selección de la fruta. Luego se extrae la pulpa con la ayuda de máquinas especiales. Esa es la antesala de la pasteurización.

“En esta etapa el concentrado se calienta hasta 70 grados centígrados. Después, para  envasar, el producto entra en un congelamiento rápido”. Esa variación de temperaturas es lo que le resta el valor nutritivo a la fruta, ya que el frío o el calor extremos rompen las moléculas de los nutrientes.  

Bajaña explica que esa pérdida es compensada con vitaminas artificiales.  “Algunos empaques tienen el rótulo ‘enriquecido con...’ porque añaden vitaminas con un proceso químico.   Una de las más usadas es la C”.

Por eso, Calderón recomienda consumir frutas al natural. “Nuestro cuerpo absorbe vitaminas cuando las comemos con cáscara, hollejos y al instante”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)