22 de November de 2009 00:00

300 kilos de cocaína fueron incautados

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Santo Domingo

La Policía Antinarcóticos de Pichincha desmanteló un laboratorio de estupefacientes. Allí se procesaban  300  paquetes de 1 kilo cada uno de clorhidrato de cocaína. El sitio está en el recinto La Palma, en   el km 73 de la antigua vía Quito-Chiriboga-Santo Domingo.

El laboratorio estaba en una montaña con espesa vegetación. Los efectivos de Antinarcóticos ingresaron por un camino de herradura. El inhóspito lugar obligó a la Policía a usar mulas para evacuar los estupefacientes. La primera escala fue el estero El  Guajalito. El destino final de las 300 fundas era  Quito.

Según uno de los agentes, el laboratorio se construyó en dos bloques en las riberas del  riachuelo. El estero desemboca en el río Toachi de Santo Domingo.

La edificación  era ocupada como bodega, área de procesamiento, de secado y de elaboración de la pasta y embalaje.

El campamento  contaba  con dos generadores de energía que funcionaban las 24 horas. También lavadoras, microondas para el secado y otros sofisticados para el procesamiento y refinamiento de la droga.

En las  investigaciones para desmantelar el laboratorio participaron los  agentes de Antinarcóticos con la coordinación de unidades especiales tácticas, el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) y el Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA).

En el operativo detuvieron a seis personas. Al iniciar el operativo,  tres individuos embarcaban la droga en sacos de yute de color negro, en un pequeño camión cuyo cajón fue construido de madera. Un doble fondo permitía ocultar los paquetes. En el laboratorio detuvieron a otras tres personas. Eran los encargados de trasladar a lomo de dos mulares los paquetes hasta el otro lado del estero, para el respectivo embarque.

Cada bloque tenía los cobertores de látex y cinta de embalaje. Además  un logotipo en altorrelieve   y revestimiento en plomo.

El uso de plomo tenía el objetivo de permitir que los alcaloides sean imperceptibles a los detectores, escáner o máquinas de rayos X de los controles aduaneros en los puertos marítimos.

El próximo lunes  la Policía Antinarcóticos dará detalles del operativo. Cada paquete de la  droga incautada, que se presume iba al mercado europeo, tiene un costo promedio de 50 000 euros en  el mercado negro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)