8 de December de 2009 00:00

25 planteles obtienen las mejores notas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil   
guayaquil@elcomercio.com

Aunque solo tiene nueve años su letra es bien definida. Sus dedos sostienen con firmeza el bolígrafo que se desliza sobre las líneas de su cuaderno de Lenguaje. Los trazos son rectos y bien moldeados.



453 387
ALUMNOS
de la región Costa fueron evaluados el año pasado, por el Ministerio del ramo.

Para el pequeño Galo Gálvez la mejor hora es la de Matemática, pero también le agradan las clases de Ciencias Naturales y Estudios Sociales. “De grande quiero ser científico”, dice mientras da la vuelta a la página de su libro.

Galo tiene un promedio de 19 y es uno de los mejores de su salón, el quinto año básico. El año pasado participó en las pruebas SER Ecuador del Ministerio de Educación y también obtuvo una alta calificación.

Su nota, sumada a la de sus otros compañeros,  dieron a la escuela fiscal José Miguel García Moreno uno de los primeros puestos en los planteles con mejor rendimiento académico del régimen Costa.
 
La directora María Leonor Bravo asegura que el éxito  está en el   trabajo de los 20 maestros del plantel.  “En cuanto a la  enseñanza, este puntaje nos demuestra que la escuela fiscal tiene la misma capacidad  de la  escuela particular. La excelencia académica está  en la eficiencia y la eficacia de  los profesores”.

En medio de los pupitres de   segundo de básica, la maestra  Marcela Ordóñez revisa los cuadernos de sus chicos.  En la primera fila del salón,   el pequeño Luis Maldonado terminaba de copiar la tarea de gramática.
 
“Nos preocupamos por reforzar matemática y  ortografía. Todos los días hacemos dictado, eso los ayuda a  desarrollar su motricidad”, comenta  Ordóñez.   

En la M. García Moreno,  ubicada en Sauces V (norte de Guayaquil), estudian 584 niños. En sus 27 años de labores,  esta es  la segunda ocasión que alcanza un reconocimiento por su rendimiento.  En 2006, obtuvo  el segundo lugar entre 129 planteles  en   un concurso  del Municipio. 

El premio fue de USD 12 000, monto con el   se construyó un  polideportivo. Ahí los niños   no solo juegan   fútbol, sino también  ajedrez, pimpón y hasta gimnasia.

La tecnología no es ajena a este plantel fiscal.   Hace  pocos  años  se levantó un centro de informática  con 40 computadoras. Sin embargo, 20 están en el suelo debido a la falta de mobiliario.

La maestra Sonia Aragundi afirma que esas  falencias no han sido un freno. “Todos colaboramos. Aportamos con materiales   y  las cosas que falten para lograr que la   enseñanza sea efectiva”.

La valoración del Ministerio abarcó cinco categorías. La escuela   M. García Moreno se ubica  entre las primeras del  rango de escuelas completas. También se evaluó a unidades educativas, colegios,  escuelas unidocentes   y escuelas pluridocentes. 
 
En esta última categoría, la   escuela 5 de Junio de  Quevedo, en Los Ríos, se ubicó entre las mejores calificadas. Para Dalia Castro,  subdirectora del establecimiento, la clave ha sido  la exigencia.    “Hay que exigir para poder tener buenos resultados”,  enfatiza. 

Castro afirma que el  plantel, de  más de 32 años,  se caracteriza por la enseñanza   individualizada. En  cada aula hay unos  12 alumnos. Y  unos   78  chicos ,  de  cuarto y séptimo  básico,   dieron las pruebas SER 2008.   

Los   evaluaciones trimestrales que aplican los  seis maestros de esta escuela   aportaron a que los estudiantes obtengan un buen puntaje a nivel de todo el Litoral.

Pero  los    colegios grandes o ‘con historia’ no alcanzaron buenas notas, como el Vicente Rocafuerte. La subsecretaria de Educación del Litoral, Mónica Franco, reconoce que hay falencias y que  “hay que trabajar mucho más    en    adecuar  el currículum y   revisar la   asesoría pedagógica”.

Hoy, a las 10:00, tanto  estudiantes como sus educadores son premiados  durante una ceremonia que se realiza en el Instituto Superior Guayaquil.
 
Patricio Cajas, del Contrato Social por la Educación, cree que la evaluación no solo debe quedar en   un premio. “Esperamos que los resultados, más que reconocimientos, signifiquen un plan en capacitación a maestros, de inversión en infraestructura y de participación comunitaria  que integre  a  todo el sistema educativo”, recalca el experto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)