9 de November de 2009 00:00

21 técnicos analizarán el legado

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cultura

Las nueve sepulturas atraparon las miradas de los expertos, apenas entraron al museo de sitio de La Florida. En una de las fosas, cada una de 16 m de profundidad, se aprecia una reproducción de cómo los Quitus enterraban a los muertos, en posición fetal y de cara al Pichincha.



Actividades variadas

La inauguración  del curso es hoy,  a partir de  las 19:30, en el antiguo Círculo Militar, que está ubicado en las calles Venezuela, entre Mejía y Olmedo.

El martes,  desde las 09:30, en la U. Andina,   los técnicos debatirán en una mesa redonda sobre la  gestión de riesgos en el contexto institucional y nacional.

El miércoles  debatirán sobre  los daños y deterioros del patrimonio y el jueves 12, los técnicos recorrerán el Convento de San Diego, donde determinarán los riesgos específicos de ese legado.José Luis Pedersoli, consultor brasileño del Centro Internacional para el Estudio de la Preservación  y Restauración del Patrimonio Cultural (Iccrom, por sus siglas en inglés), tomaba nota de los detalles que daba la guía del lugar, Liliana Ramos.

Omar Mario Fernández, director del Laboratorio de Ciencias de Universidad Externado de Colombia, en cambio, no dejaba de fotografiar los objetos.

Allí constataron que la humedad ha generado hongos en las paredes de las fosas, que datan de los años 200 al 680 d. C.

Esto, según los expertos, puede deteriorar el patrimonio. También verificaron que en el sitio, abierto al público desde hace tres meses  no hay   mediciones constantes de temperatura y humedad. Tras una hora de recorrido, terminó su visita preliminar al museo, el viernes último.

Los apuntes que recogieron los dos expertos serán analizados en el curso internacional Conservación preventiva, reduciendo riesgos para el patrimonio cultural, que se desarrollará en Quito, a partir de  hoy hasta el viernes 27 de este mes.

21 expertos de 12 países de América Latina, el Caribe y España, participan en este encuentro, organizado por el Iccrom, la Universidad Andina y el Ministerio Coordinador de Patrimonio de Ecuador.

Pedersoli, quien también es coordinador académico del curso, cuenta que el país  fue escogido como sede de este evento por  contar con entidades involucradas por completo en  el tema.

“En Ecuador hay una política nacional de gestión de riesgos, a través de varias instituciones.  La ciudad de Quito está rodeada de volcanes, tiene clima variable, puede tener un biodeterioro de sus bienes patrimoniales, un alto crecimiento urbano, etc.”.

Como parte del curso, los expertos visitarán cuatro sitos, donde apreciarán el legado del país. Irán al museo de La Florida (ubicado sobre la av. Occidental, a la altura de la Jefatura de Tránsito de Pichincha), pero también recorrerán la Casa Museo  María Augusta Urrutia, en el Centro Histórico, el Archivo Nacional (Santa Prisca) y el convento de San Diego. Allí analizarán los riesgos que pueden afectar a los documentos y objetos considerados patrimoniales.

“Esta es la primera vez que esta metodología se aplica en América Latina”, manifiesta Omar Mario Fernández, quien además recalca que este encuentro es la primera actividad de Latam, un programa de 12 años del Iccrom que busca la conservación del patrimonio cultural en América Latina y el Caribe.

Luego de finalizado el curso, las conclusiones serán claves para el país, dice Inés Pazmiño, directora del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC).

“Al ser el encuentro en Quito, habrá un trabajo de gran riqueza. Serán análisis y estudios de campo de nuestros sitios patrimoniales. De allí saldrá una serie de recomendaciones para su protección, planes de contingencia para un mejor manejo”,

Dora Arízaga, coordinadora del grupo de Gestión de Riesgos, del programa Latam, manifiesta que el encuentro resalta la importancia de la conservación de los bienes patrimoniales.

“Si se pierde un bien patrimonial es para siempre, pasa lo mismo  con las áreas naturales. No solo disminuye la riqueza de un país sino que se pierde   la posibilidad de conocer cómo vivieron nuestros antepasados y qué nos han heredado”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)