28 de March de 2010 00:00

16 seguridades en la nueva cédula

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sociedad
sociedad@elcomercio.com

A partir del 1 de abril, los ecuatorianos estrenarán una  nueva cédula de identidad. Se tratará de un documento que   estará garantizado por al menos 16 seguridades, para evitar  clonaciones.

 Con un tamaño y contextura similares  a los de una credencial, la cédula tendrá    tres niveles de seguridad.  En el primero estarán elementos detectables a simple vista como las marcas ultravioleta que están en el laminado.



Proceso hasta el 2013
 La renovación  de las cédulas  será  progresiva. Se espera completarla  hasta antes de las elecciones  presidenciales previstas para el  2013. 
El costo  de la obtención del nuevo documento no variará en  relación con la  actual. Es decir,  se abonarán  USD 6. 
Desde febrero,  los datos de cada uno de los  ecuatorianos están ya en un servidor propio. Anteriormente se guardaban  en un equipo alquilado.
Dentro de la   modernización se  digitalizarán más de 100 millones de documentos de identidad.
Mediante  el programa de eliminación del  subregistro      se ingresarán  al sistema a los niños que aún no tienen  identidad. Se adecuarán oficinas en  38 hospitales para inscribir a recién nacidos.También  incluirá   micro    y nanotextos, que  el portador solo   los verá como una mancha de  color.

  La inclusión de un chip es  uno de los detalles más  importantes, según  Paulo Rodríguez, director general del  Registro Civil. No será visible  ni permitirá el contacto.   
  
Almacenará en forma digital la  información común de identidad, además de  detalles como  las huellas dactilares, la foto y la firma.  Aún más,   el chip  guardará  información que facilite   la  operabilidad interinstitucional, en especial como   base de datos para  los ministerios de Inclusión Económica y Social, Salud y otros.

Durante su visita a Ecuador, Mia Harbitz, especialista de Registros del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aseguró que este sistema resulta un buen respaldo  para garantizar  la repartición de los beneficios sociales. “Por ejemplo, ayudará  a evitar que una misma  persona cobre dos veces un bono, como ocurre en Brasil,  donde se ha  detectado una serie de irregularidades”.

Al mismo tiempo se ajustan detalles entre el Ministerio de Salud y el Registro Civil, para que  el chip  incluya información médica básica: tipo de sangre, alergias, incluso si es idóneo para donar  órganos. Se espera que  en   15 días se definan estos detalles.    

La funcionaria del BID resaltó que el sistema que se utilizará  en Ecuador es uno de los más avanzados. En otros países    incluye entre ocho y  15 capas de seguridad.

En  la Unión Europea  también está en  proceso una renovación del documento de identidad.   Aún se mantienen conversaciones para determinar    qué elementos deben coincidir entre  uno y otro   país de ese bloque.  Por ejemplo, cómo puede un holandés   acceder a los beneficios de salud si se encuentra en  Austria.

Rodríguez se mostró convencido de que “si alguien intenta clonar, solo logrará dañar el documento”. Las seguridades requieren entre una  mediana y una  alta tecnología para detectarlas.

En el momento, ya hay más de 200 000 ejemplares emitidos en la provincia de  Santa Elena  y  en Guayaquil. Aparte de que se hicieron cedulaciones en ferias de tecnología en Quito y una demostración en  Ambato.

La presentación  oficial del nuevo documento será  el jueves 1 en Quito,  con motivo de la inauguración de las remodelaciones en  la matriz, en el norte, y en las instalaciones de Turubamba, en el sur.

En el resto del país   se adecuarán 36 oficinas hasta fin de año. Adicionalmente, desde mayo funcionarán 50 unidades móviles y otro igual número desde junio. Estas atenderán en colegios, universidades y otros sitios, para evitar las   aglomeraciones.

También se buscará cedular  a las más de 100 000 personas  (en especial   niños y adultos, sobre todo de los sectores rurales)  que aún no están registradas.

Al respeto,   Unicef calcula que en América Latina entre el 11%  y el 15% de los niños de 0 a 5 años no tienen registro. Y  porcentajes parecidos existen entre las  personas adultas.  Pero Rodríguez aseguró que el objetivo es lograr que  todos los ecuatorianos sean registrados.

Harbitz sentenció  que  los datos de cada uno de los  ciudadanos de  un país  “permiten     tener   una identidad segura que, a la vez,  les facilita    acceder a sus derechos, deberes y beneficios”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)