31 de diciembre de 2015 11:44

16 participantes mostrarán su creatividad en el Concurso de Años Viejos de Sangolquí

Guido Morales acomoda sus monigotes para el Concurso de Años Viejos en Sangolquí. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO

Guido Morales acomoda sus monigotes para el Concurso de Años Viejos en Sangolquí. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Valeria Heredia

Los monigotes, la música y el humor se hacen presentes en el cantón Rumiñahui, un año más. A lo largo de la avenida Calderón, en Sangolquí, se levantaron las tarimas para colocar a los muñecos para el Concurso de Años Viejos, que se lo realiza para despedir el año 2015.

La mañana de este jueves 31 de diciembre de 2015, en varias tarimas se observó que se inició el montaje de los monigotes. Hay de todos los estilos, modelos, materiales…Lo importante es presentar una temática.

En este año destacan los acontecimientos locales y nacionales. El aumento de la actividad del volcán Cotopaxi, el ascenso de un equipo sangolquileño a la serie B, los inconvenientes entre policías municipales y comerciantes por las ferias en la ciudad son algunas de las temáticas que se abordarán los 16 concursantes. Los monigotes fueron elaborados por cada uno de ellos.

Guido Morales ha participado por cuatro ocasiones. Su temática: los hechos más sonados en el ámbito nacional y local.El más relevante, sin duda, fue el volcán Cotopaxi, cuando emanó ceniza y vapor.

El coloso será representado con cartón y con una pequeña luminosidad en el cráter. Junto al Cotopaxi colocará al Tungurahua, que también mostró su poder a finales de año. En este tema se colocará a algunos personajes que tuvieron protagonismo como César Navas, ministro coordinador de Seguridad.

Para Morales, los hechos locales marcaron este año en el ámbito futbolístico. Por lo que se decidió representar a Juan Cevallos, presidente del Clan Juvenil de Sangolquí, que logró ascender a la serie B del fútbol ecuatoriano. Además, no se puede olvidar de Michel Deller, presidente del Independiente del Valle, que logró buenos resultados en la serie A.

Tampoco se puede quedar fuera de este concurso a Luis Chiriboga. “Esta es una tradición. En este año, el Municipio se esmeró para darnos un buen espacio para nosotros poner nuestra creatividad. El objetivo es que las familias de Sangolquí y visitantes pasen un tiempo de alegría en este Fin de Año”, expresó.

Otro de los participantes es Aníbal Oscullo, del barrio San Sebastián. En su caso, decidió representar el conflicto entre los municipales y los comerciantes. Se mostrará el trabajo de los policías metropolitanos y de los trabajadores autónomos. Es una conversación respetuosa entre ambas partes. El objetivo: buscar soluciones para evitar el desorden en las ferias del jueves y del domingo. “En la elaboración participaron toda la familia desde los más pequeños hasta los más grandes”, sostuvo.

El testamento, también, está listo: "Los municipales y los comerciantes es mejor que se hagan amigos porque hasta que las ordenanzas no cambien la situación se mantendrá. Que ya no haya ese tira y afloja y que busquen un buen espacio para trabajar”, señaló con una sonrisa.

Según Patricio Rodríguez, director de Turismo de Rumiñahui, esta es la décima primera edición del Concurso de Años Viejos y ya se ha convertido en una tradición. A lo largo de la avenida, explicó, habrá pequeñas tarimas en las que habrá animadoras, que llenarán de alegría, color y humor a la última noche del año.

Mientras que en la tarima principal, ubicada en la Plaza Cívica Rumiñahui, conocida como el monumento, se presentarán artistas como Batahola, las Diosas del Vallenato y el Grupo Scala. Serán el plato fuerte. Y habrá un número de zanqueros, malabares, humor y más.

Rodriguez explicó que el jurado está conformado por 13 personas. Hay premios para los siete primeros lugares. El monto destinado para los ganadores alcanza los USD 6 000. Además, habrá premios para la mejor viuda y los disfrazados. Será de USD 300 para cada grupo. “Hemos crecido durante estos años en todos los ámbitos”, dijo.

Se espera recibir a unas 30 000 personas en esta arteria vial. Habrá la presencia de policías municipales y nacionales. Ellos velarán por la seguridad de los asistentes.

A medianoche habrá sorpresas: fuegos artificiales engalanarán los últimos minutos del 2015 y recibirán al 2016 con luz y color.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)