10 de enero de 2016 00:00

131 radares no operan por daños y calibración

Un fotorradar dejó de funcionar en el km 146 de la vía Sto. Domingo- Esmeraldas. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

Un fotorradar dejó de funcionar en el km 146 de la vía Sto. Domingo- Esmeraldas. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 37
Triste 1
Indiferente 5
Sorprendido 2
Contento 33
Redacción Seguridad

En la vía solo quedó un letrero que anuncia el control de velocidad. La primera semana de noviembre, técnicos de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) retiraron el fotorradar que desde enero del 2015 comenzó a operar en El Pisque, un poblado de Ambato.

Pero no fue el único aparato que dejó de funcionar en esos días. Otros 13 que estaban entre el puente de Jambelí (Machachi) y El Pisque también fueron desinstalados.

¿Qué ocurrió?
 El director provincial del Ministerio de Transportes de Cotopaxi, Javier Castellano, tiene una respuesta: los dispositivos fueron retirados para su mantenimiento. 
Un informe que ese Ministerio envió a este Diario señala que desde enero del año pasado fueron colocados 514 radares en 10 provincias. Pero actualmente 118 están en una revisión preventiva y calibración y 13 son reparados, pues “han sufrido actos de vandalismo”.

Es decir, 131 están inhabilitados actualmente. 
Por ejemplo, en las vías que unen a Santo Domingo de los Tsáchilas con Esmeraldas, El Carmen (Manabí) y Quito, nueve de los 22 aparatos no operan.

El caso llegó a la Fiscalía, pues la CTE denunció que los paneles habrían sido averiados por el impacto de bala y por pedradas.
El Código Penal (art. 204) sanciona con cárcel de uno a tres años si el daño de un bien paraliza los servicios públicos.


Los equipos de Santo Domingo fueron instalados hace dos años. Inicialmente fue una medida preventiva, pero desde el 1 de enero los registros relacionados con el exceso de velocidad debían servir para levantar multas económicas.


Por las averías, la CTE postergó esa tarea para la próxima semana. De hecho, los daños se produjeron después de que en diciembre pasado se anunciara el cobro de multas.


En la provincia tsáchila, unos radares son estáticos (amarillo) y otros están colgados sobre la calzada (blancos). 
El monto por las pérdidas de estos equipos no ha sido cuantificado, pero hace dos años cuando el Ministerio de Transportes los instaló en Santo Domingo se habló de que cada uno costaba USD 9 000.


Para las autoridades, los radares son precisamente uno de los factores que ayudan a reducir los accidentes de tránsito. Entre el 2014 y el 2015, los siniestros, muertos y heridos en las vías del país bajaron un 8%, según la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).


Por eso, los primeros dispositivos estarán operativos en dos semanas, luego del mantenimiento, calibración y reparación. Serán reinstalados en las mismas provincias, aunque la ubicación podría cambiar.


En Ambato, hasta esta semana no se sabía cuándo volverían a trabajar los dispositivos. Por eso se realizan operativos sorpresa para que los conductores respeten la velocidad. Los vehículos livianos, en las carreteras, pueden ir máximo a 100 kilómetros por hora.

En la vía Quito-Mitad del Mundo, en donde había dos fotorradares estáticos, los policías volvieron a controlar con sus aparatos móviles. 
En Tungurahua, los vecinos que tienen sus chacras o viviendas a lo largo de la Panamericana están preocupados.

Ellos saben que después de que los equipos fueron retirados hay conductores que circulan a más de 100 kilómetros. 
Esto sucede, pese que en la vía hay letreros que indican la velocidad permitida.

En Navidad se registró un accidente en el sector de Canguahua (entre Latacunga y Salcedo). Los policías determinaron que el chofer iba demasiado rápido. En el 2015, esa fue la tercera causa de siniestros en el país. 
Las dos primeras fueron el irrespeto a las señales y conducir de forma distraída.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (0)