25 de agosto de 2015 08:25

El incendio en el Ilaló fue controlado por los bomberos

En total, cerca de 100 hectáreas de hierba, matorrales, arbustos y árboles fueron consumidas por las llamas que se iniciaron en Chiviquí, en el flanco occidental del cerro. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.

En total, cerca de 100 hectáreas de hierba, matorrales, arbustos y árboles fueron consumidas por las llamas que se iniciaron en Chiviquí, en el flanco occidental del cerro. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 8
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Diego Puente

El Cuerpo de Bomberos de Quito informó esta mañana, a través de su cuenta Twitter, que el incendio forestal en el Ilaló fue controlado.

Los bomberos extinguieron las llamas en el Ilaló, un cerro ubicado en el oriente de Quito. El incendio forestal se perfila como el más grande en lo que va del 2015.

José Zapata, Jefe del Distrito Valles del Cuerpo de Bomberos, dijo que tras un sobrevuelo se estableció el área afectada. En total, cerca de 100 hectáreas de hierba, matorrales, arbustos y árboles fueron consumidas por las llamas que se iniciaron en Chiviquí, en el flanco occidental del cerro.

En la montaña se evidencia la magnitud del siniestro. Una capa negra reemplazó a los árboles y arbustos que ahí estaban. La vegetación seca y los vientos ayudaron para que el fuego se propagara con facilidad.

Unos 90 bomberos y 20 moradores de la comuna Leopoldo Chávez colaboraron en las labores. Wilson Amaguaña, presidente de la comuna, señaló que se pusieron de acuerdo en apagar el siniestro debido a que sus tierras también corren peligro.

En total, cerca de 100 hectáreas de hierba, matorrales, arbustos y árboles fueron consumidas por las llamas que se iniciaron en Chiviquí, en el flanco occidental del cerro. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.

Christian Rivera, del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del Distrito, comentó que, hasta las 17:30, hubo unas 60 hectáreas afectadas. Esta cifra aumentó en el transcurso de la tarde y noche. Él dijo que la inclinación del terreno dificultó el trabajo de los uniformados que atendieron la emergencia con matafuegos, palas, machetes y agua.

No se pudo ocupar un helicóptero para que libere agua desde arriba. Las ráfagas de viento y la posición de la montaña impiden el trabajo de la aeronave. Los bomberos desplegarán un dispositivo especial durante esta noche para controlar el siniestro. En caso de apagarlo, otro equipo monitoreará la zona durante la madrugada para dar tranquilidad a los moradores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (2)