13 de January de 2010 00:00

5 000 nuevos agentes serán incorporados a la Policía en 2010

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Esmeraldas
judicial@elcomercio.com

Glenda Paredes llegó a las 09:00 al Municipio de Quinindé con  la esperanza de hablar con el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh. Lo esperó hasta el mediodía, apostada en la puerta de ingreso. Quería pedir que se haga justicia por su esposo, Raúl Valencia, que fue asesinado el 22 de noviembre, en la vía Quinindé-Santo Domingo. “Nadie sabe nada. Solo se supo que le dispararon desde una motocicleta”, dice.
 
Pero Paredes no era la única con esta petición. Junto a ella una docena de personas, portando carteles y fotografías de parientes asesinados, denunciaban lo mismo. Todos coincidían que sus seres queridos fueron asesinados por desconocidos, que les dispararon desde motocicletas. Presumen que fueron sicarios, dicen.



Más necesidades
 Quinindé requiere un   nuevo cuartel para la Policía. “No es posible que el destacamento quede vacío, porque los agentes no tienen lugar para vivir”, dijo su alcalde, Manuel Casanova. La Policía impulsará  este año un proyecto de vivienda fiscal para los uniformados. “Hay un 70% de déficit de viviendas para los policías”, dijo  Gustavo Jalkh. Según el asambleísta  Gabriel Rivera, las provincias fronterizas son las víctimas  directas del conflicto  colombiano.

Elena Quiñones, por ejemplo, no entiende por qué mataron a su hermano William, profesor de la Escuela Carlos Montúfar. “Era mediador y ayudaba a resolver problemas”, comenta. Él dejó una viuda y cinco huérfanos.
 
El dolor común, sin embargo, unió a los familiares de las víctimas que formaron el Comité por la Unidad y la Paz de Quinindé. “Ahora somos 40 personas que pedimos que los asesinatos no queden en la impunidad”.

Ellos esperaban el arribo del   ministro Gustavo Jalkh. Él  llegó cerca de las 12:00, acompañado del comandante  de la Policía, Freddy Martínez, y del jefe de Operaciones, Euclides Mantilla. En el despacho del alcalde, Manuel Casanova, explicó a  las  autoridades y vecinos del cantón que visitará   a las provincias fronterizas. Hoy estará  en Sucumbíos.

Jalkh hizo pública su preocupación por los altos índices delictivos de  Esmeraldas, que aunque se han reducido aún preocupan, dijo. Se refiere a los 247 asesinatos y 35 homicidios que se produjeron el año anterior, frente a los 171 asesinatos y 16 homicidios de 2008, según datos de   la Dirección Nacional de la Policía Judicial. De esas muertes violentas 88 han ocurrido en San Lorenzo, 87 en Esmeraldas y 43 en Quinindé. Estos tres cantones, precisamente, están considerados como los más violentos.

 Según el Ministro, su recorrido busca conocer los detalles y establecer nuevas estrategias de control, en todo el país. “No hay duda de que la Policía ha mejorado su capacidad de reacción. Pero hay que impulsar el trabajo preventivo, con el apoyo de todos”, sugirió.

Él habló con los  parientes de las víctimas de la violencia y  dijo que “no se puede permitir que se sigan perdiendo injustamente vidas”. Por ello, ordenó investigar todos los hechos de sangre para que no queden en la impunidad. “La impunidad permite que la delincuencia siga creciendo y eso no lo podemos permitir”, afirmó.
 


247 asesinatos
se registraron en la provincia de Esmeraldas durante   2009. Cifra mayor a la de 2008.

Luego de ello,  escuchó las necesidades y peticiones de la ciudadanía. Juan Carlos Villegas, asesor jurídico de la Federación de Brigadas Barriales, que aglutina a 12 asociaciones, lamentó que haya un divorcio entre la sociedad civil y la Policía. Recordó que hace varios años realizaban rondas nocturnas en la ciudad con el apoyo de la Policía y el Municipio, pero esa costumbre se perdió.
 
Villegas además, cuestionó que  se hayan eliminado los permisos para que las brigadas barriales puedan portar armas. Esta decisión se tomó el año anterior para reducir los índices delictivos.

Por eso se incrementará el número de policías.  Jalkh  anunció que  se tiene previsto, para este año, sumar 5 000 nuevos agentes. Y también mejorar el sistema de comunicaciones.

Una preocupación  que altera a la Policía es la presunta falta de apoyo de la Función Judicial a la   institución. El Comando de Policía de Esmeraldas reveló que de 548 personas que fueron detenidas en delito flagrante el año anterior, 313 fueron liberadas por los jueces.  Por eso, Jalkh  también tiene previsto  reunirse con los representantes del sector Judicial.
 
Luego de la reunión, los familiares de las víctimas estaban satisfechos. Aunque Glenda  Paredes sabe que  a pesar de todo   nadie le devolverá a su esposo. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)